Siempre creí que morir de amor, solo era una licencia poética...